La cachorrita más pequeña es encontrada llorando en medio de la carretera

Llorando en una desolada calle de Lonavala, India, estaba Yuki, una diminuta perrita. Por suerte, Manasvi Pawase oyó su llanto desesperado y acudió rápidamente en su ayuda, cuando la encontró no podía creer lo pequeña que era y de inmediato buscó la ayuda que la pequeña cachorrita necesitaba.

Manasvi le dijo a The Dodo:

“Escuché a un cachorro llorando afuera. Fui a revisar y encontré a este pequeño cachorro del tamaño de un ratón de 3 semanas justo afuera de nuestra puerta. Definitivamente, me derritió su ternura e inmediatamente la acurruqué en mi suéter”.

Con una sensación de satisfacción, Yuki se acomodó en la seguridad y el consuelo del abrazo de su salvadora.

La cachorrita más pequeña es encontrada llorando en medio de la carretera

[Ella] estaba encantada de conocer finalmente a un humano que le daría la calidez del amor. Parecía que ella estuvo privada de eso por tanto tiempo”.

Manasvi, quien está involucrada con el grupo de rescate de animales Strays of Panvel, se puso a trabajar para asegurarse de que Yuki se sintiera cómoda. La perrita no tuvo problemas para instalarse y estaba muy feliz de relajarse.

“En el momento en que vino a casa conmigo, durmió todo el día como un bebé. Pude sentir que estaba cansada de toda esa incertidumbre”.

Con algo de esfuerzo, Manasvi tuvo el placer de ubicar a Yuki en una casa de acogida dirigida por Melisa Rego y su perro Bailey. ¡En cuanto tuvo a otro cachorro cerca, Yuki pasó de ser una chica introvertida a una adolescente exuberante!

Manasvi dice:

“¡Era un completo huracán! Correr y jugar constantemente con los humanos, bañarlos con lamidas y amor, aprender a jugar con juguetes”.

En cuanto Yuki creció lo suficiente, Manasvi puso en marcha la misión de encontrarle un hogar definitivo. Después de buscar entre un montón de solicitudes, finalmente dieron con la pareja perfecta.

Manasvi se sintió un poco triste al ver marchar a Yuki, pero se alegró de haber podido rescatar a la adorable cachorrita. A pesar de no saber quién la había abandonado ni de dónde procedía, Manasvi se sintió agradecida de que todo acabara bien para la pequeña.

 

 

Like this post? Please share to your friends: