Han aparecido fotos raras de Hachiko esperando pacientemente a su dueño y es desgarrador verlas

Hachikō es un perro que probablemente no necesite presentación. Símbolo de lealtad y amor interminable, Hachikō se convirtió en un fenómeno cultural, un ícono no solo en su Japón natal sino también en todo el mundo.

El Akita de pura raza, de color marrón dorado, nació a finales del otoño de 1923 en una granja en Ōdate, prefectura de Akita, Japón.

Un año después, Hachikō fue adoptado por un profesor, Hidesaburō Ueno, quien lo llevó a vivir a Shibuya, Tokio. Hidesaburō Ueno era profesor del departamento de agricultura de la Universidad Imperial de Tokio.

El hombre tomaba el tren para ir a su trabajo y era recibido por su fiel perro en el camino de regreso. Al final de cada día, el perro inteligente salía de casa para esperar a su dueño en la estación de Shibuya.

Luego, lamentablemente, el 21 de mayo de 1925, Hidesaburō Ueno no regresó. Había sufrido una hemorragia cerebral mientras daba una conferencia y murió sin regresar jamás a la estación de tren donde lo esperaba Hachikō.

 

Like this post? Please share to your friends: